Inicio

AM ISRAEL JAI

Por: Jajam Anidjar Sh”lita

¿Qué tienen en común Esav y Labán? Ambos fueron enemigos de Yaakov, lo único diferente es que cada uno usó una estrategia distinta.

El Jatam Sofer trae un ejemplo para explicar esto. Una vez, el sol y el viento se pusieron a discutir quien era más capaz, y dijeron que iban a tratar de quitarle, a una persona que fuera caminando por la calle, su abrigo. Empezó el viento a soplar, cada vez más fuerte tratando de quitarle el abrigo a la persona, pero ésta cada vez abrazaba más fuerte a su abrigo de tanto frío que tenía. Al ver esto, el viento se rindió. Entonces, vino el sol y sacó sus primeros rayos ultravioletas calurosos que abrasaban a este hombre, por lo que tuvo que sacarse el abrigo y sonrió.

Al pueblo de Israel siempre le ha ocurrido lo mismo; ha tenido dos tipos de enemigos. Aquellos que siempre han tratado de exterminarnos físicamente y aquellos que lo han buscado espiritualmente, uno viene con un abrazo caluroso, un beso y una sonrisa y el otro viene con un arma en la mano.

¿Quién es más peligroso de ambos? Dijo el rey David en el Tehilim ( ) “Hashem Li Beozerai Vaaaní Erhé Besoneai – Dios está con los que me ayudan y no con los que me odian”. Cuando el enemigo viene con tanta fuerza en nuestra contra, la reacción es de abrazar más fuerte aún, nuestro abrigo de judaísmo pero cuando el enemigo viene pausadamente, te sonríe, te abraza, te demuestra cariño, entonces así ya estamos dispuestos a quitarnos nuestro abrigo de pureza sin ningún problema.

A Yaakov Abinu también se le conoce como Israel. Símbolo de Am Israel. Y lo mismo que le ocurrió a él, nos ocurre a también a nosotros, día a día. Igual que él tuvo que luchar contra dos enemigos, así nosotros debemos de luchar en dos frentes. Un frente violento y el otro amistoso.

Esav era el frente violento, que incluso juró que lo iba a matar. Nos relata el Midrash, que Esav estaba esperando que su padre muriera para ir en busca de su hermano y matarlo. Pero cuando escapó Yaakov, Esav dijo que ahora lo buscaría para matarlo, porque su padre jamás se enteraría que Yaakov murió. Sigue el Midrash contando que Esav vio a Yaakov en Lebot Hamerajef y lo rodeó para matarlo, pero afortunadamente Dios le hizo un milagro a Yaakov y logró escapar de manos de su hermano Esav.

Después vino Esav y colocó vigilancia en todas las fronteras para atrapar a Yaakov, pero nadie sabía que Yaakov estaba estudiando en un Beth Midrash, durante 14 años. Al final, cuando decidió dirigirse a Jarán, fue atrapado por Elifaz, hijo mayor de Esav, y con la ayuda de Dios, Yaakov fue liberado rápidamente, ya que le sobornó dándole todos sus bienes a cambio de su libertad. Esav durante mucho tiempo no descansó y siempre estaba acompañado por 400 soldados para poder atrapar a Yaakov.

Un día se encontraron y al verse uno al otro, fueron a abrazarse y a besarse Esav, aprovechando la oportunidad, trató de matar a su hermano mordiéndole el cuello, pero otra vez Yaakov se salvó de milagro al endurecerse su cuello como una piedra. Entonces fue cuando Esav se dio cuenta que era imposible acabar con Yaakov.

Labán, por otro lado, era un enemigo de otra categoría. Era blanco por fuera pero malvado por dentro. Su estrategia era acabar con el espíritu y no con el físico. A través de la asimilación. Desde la época de Itzjak Abinu, ya existía ese mal que trata de acabar con la familia judía. Labán con su táctica de abrazarte, besarte, haciendo invitaciones como lo hizo con Eliézer, otorgándole a su hermana pequeña, pensó Labán que de esta manera Itzjak se asimilaría, y por eso le dijo a Rivká, previo a su salida para el encuentro con Itzjak, que intentara atrapar a Itzjak y lo trajera a donde Labán para así convertirlo y que fuera como ellos.

Al transcurrir varios años, vio Labán que su hermana se había equivocado, que se había hecho una mujer muy justa, ya que la influenció su marido Itzjak. Labán, ante tal situación, se resignó diciendo que sus planes no se llevaron a cabo, porque Rivká se había ido a vivir con Itzjak, pero que si Itzjak hubiera venido a vivir con ellos, la historia hubiera sido otra.

Por eso, cuando vino Yaakov a pedir la mano de Rajel, Labán le dijo que primero conviviera con ellos siete años y después se la llevará, para lograr así que Yaakov se asimilara en un ambiente totalmente diferente al de él, y además para que no hiciera de su esposa una mujer justa, como lo había conseguido Itzjak. Pero al ver que no había cambios le dio a cuatro esposas (sus dos hijas con sus sirvientas respectivas), del mismo pueblo, para encerrarlo por sus cuatro costados y así fuese convertido por completo.

Pero tampoco esto resultó, pues sus cuatro esposas fueron mujeres justas, y su descendencia fueron las doce tribus de Israel. Yaakov jamás bajó espiritualmente, tal y como está escrito “Im Labán Garti – Con Labán conviví”. Explica Rashi que dijo la palabra conviví para decirnos que continuó cumpliendo las 613 mitzvot sin inconvenientes.

Así vemos que existen dos tipos de enemigos, uno que viene con una espada en la mano, y el otro con una flor. Ambos tienen el mismo objetivo, exterminar al pueblo judío.

Los judíos hemos vivido muchos momentos difíciles, persecuciones, cruzadas, guerras mundiales, inquisiciones, pogromos, holocausto, pero con todo y eso nos mantenemos con vida. Am Israel Jai.

El otro tipo de enemigo, es tal cual el sol, se acerca a ti calurosamente, te abraza, hasta el punto que nos quitamos nuestro abrigo de identidad y permitimos que ese calor penetre y nos va cambiando nuestra vida sin darnos cuenta. Por eso este enemigo es más preocupante, ya que avanza sin que nos demos cuenta. A ese enemigo le llamamos “El holocausto silencioso”.

Muchos son los que se preguntan: ¿Qué es eso de la guerra de Gog Umagog? ¿Cuándo empezará? ¿Quién lucha contra quién? Encontré un libro que dice cosas interesantes, que nos ayudarán a responder estas cuestiones.

Kain asesinó a Hebel, para acabar con el bien, con aquel a quien Dios aceptó su ofrenda. Esav pensó que Kain era un tonto por haber matado a su hermano y haber dejado en vida a su padre, quien trajo al mundo a un tzadik como Shet. Por eso Esav esperó a que su padre Itzjak muriera para acabar con Yaakov. Después vino el Faraón y dijo que Esav también era un tonto, ya que no calculó que mientras su padre moría, su hermano Yaakov estaba trayendo hijos al mundo. Por eso, él decidió acabar con el bien asesinando a todo niño recién nacido. Después vino Hamán y dijo que todos eran unos tontos, incluso el Faraón era un tonto, ya que si deja a las mujeres vivas, ellas con un hombre de otra nación pueden seguir trayendo judíos al mundo, por lo que decidió entonces acabar con todos, con mujeres y niños en un solo día.

Finaliza el Midrash diciendo que en el futuro vendrá Gog y dirá que todos los enemigos de Israel han sido unos tontos, ya que ninguna estrategia sirve para acabar con Am Israel. Todo el tiempo que El Supremo Hacedor los ame, y ellos lo amen a Él, nada ni nadie en el mundo podrá contra esa unión tan grande que existe entre ellos. Entonces Gog dirá: que él no es tan tonto como ellos, que primero él se encargará de desunirlos con Dios, y una vez que ese cordón umbilical ya esté desconectado, el resto del trabajo ya es mucho más fácil.

Ahora mismo nos encontramos en el apogeo de la guerra de Gog Umagog. El primer nivel era desunir a Am Israel de Dios y ya se dio. Vemos como muchos de nuestros hermanos y hermanas se han separado del camino de la Torá y de las Mitzvot, con besos y abrazos calurosos de los demás.

Debemos de aprender de Yaakov Abinu, de cómo tuvo valor y superó todas las pruebas, tanto con su hermano Esav que era el que lo odiaba, el malvado, el asesino, como con su suegro Labán que lo quería, le mostraba bondad, lo abrazaba.

Cuando Yaakov Abinu superó las pruebas que le puso Labán, dijo muy orgullosamente que convivió con Labán, pero supo cuidar su espiritualidad cumpliendo las 613 Mitzvot. Así también nosotros debemos de sentir orgullosamente nuestra identidad y no caer en ninguna prueba que nos impone el ambiente que nos rodea.

Que sea la voluntad de Dios, que salgamos bien parados ante nuestros enemigos físicos y espirituales. Y que Am Israel quede por siempre “Jay Vekayam – Vivo y Existente”, vivo físicamente y existente espiritualmente. Amén”.

Posteanos en Facebook
 
Bookmark and Share


Publicidad
 
LA HORA EN ISRAEL
 
Nos Visitan
 
Contador
 
contador de visitas
Contador de visitas
Frase de la semana
 
"No es una Mitzvah ser judio"


LA HORA EN COLOMBIA




 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=